+57 (1) 4551825 - 4551834 contacto@talentoytalante.com.co

De acuerdo con un estudio hecho en 2015 por The Conference Board, Creating Oportunity out of Adversity, con más de 900 Presidentes Ejecutivos alrededor del mundo, la construcción de capital humano es el primer reto que afrontarán las empresas en los próximos años. Es la prioridad de las compañías, en Estados Unidos y en América Latina; en Europa es la cuarta prioridad, después de la superación de los riesgos económicos y políticos que vive el Viejo Continente.

Hoy, parece existir un afortunado consenso en torno a que es la gente y la cultura organizacional la principal fuente de ventaja competitiva sostenible de toda organización, privada o pública.

Elevar la construcción de capital humano como prioridad principal de las compañías en el mundo abre una oportunidad extraordinaria para los profesionales expertos en la gestión del talento humano y, por supuesto, para posicionar las áreas responsables de liderar estos asuntos al interior de las empresas como auténticos socios estratégicos. Es un muy buen momento, como pocos en la historia, para trabajar en estas áreas, dado el enorme impacto que ellas pueden tener en los resultados del negocio y, además, la incuestionable importancia de su rol por parte de la alta dirección.

Sin embargo, la tarea no es fácil, pues construir capital humano para una empresa requiere inicialmente de una amplia visión estratégica para comprender el negocio en particular, su entorno, retos y oportunidades, de modo tal, que con un liderazgo sobresaliente, se cuente con las personas, los recursos, los sistemas y cultura requeridas para esa organización en particular. El capital humano requerido no es el mismo para todas las empresas, no es un commodity.

La responsabilidad por el capital humano depende de toda la alta dirección, bajo el liderazgo del área que gestiona el talento humano. Es por ello que lo primero que requiere una estrategia de capital humano es el entendimiento completo del negocio de parte de los profesionales responsables de la gestión humana. Antes que expertos en temas técnicos de la administración de las personas, deben ser líderes, colaboradores a quienes les quepa el negocio en la cabeza, conocedores profundos del rumbo estratégico de la empresa, de su realidad. Sin embargo, llama la atención que todavía en algunos casos el responsable de esto sea un profesional de muy bajo nivel y absolutamente lejano de las decisiones estratégicas; es un costoso contrasentido.

Construir capital humano es claramente un asunto de talento, pero mucho más de talante, de liderazgo. Lo primero abunda, lo segundo escasea.